Viaje extraordinario

Año: 2013

Rosa Brugat encuentra familiar el tránsito viajero, una actividad que le fascina y que al mismo tiempo le preocupa por los efectos devaluadores que comporta el turismo de masas sobre el patrimonio cultural. Las obras de la exposición critican el turismo low cost tomando como pretexto el entorno Gaudí, un verdadero imán para el turismo que termina convirtiéndose en icono kitsch. Según Brugat, “si por razones económicas es prácticamente imposible renunciar al turismo, tendríamos que aspirar a volverlo más entendido y más crítico”. Así como dice Daniel Giralt-Miracle: “Hace falta elevar el nivel cultural del Homo Turístics”. ¿Cómo podemos hacerlo? Tal vez desde el arte, debatiendo.

Instalación en El Bòlit, Girona – La Rambla, Sala Fidel Aguilar

En esta instalación, Brugat presenta el asiento de un avión con toda la iconografía de los vuelos low cost, en este caso concreto de la compañía Ryanair. El espectador se sienta en la butaca de un avión imaginario y se encuentra con unos audífonos en los que se escuchan grabados todos los sonidos de un vuelo del aeropuerto de Girona al de Stansted y viceversa. En la cabina del avión se encuentra publicidad de dos chicas divirtiéndose haciendo botellón en el Hotel Ciutat de Girona.

Viatge extraordinari - El Bòlit 

 

Instalación y fotografía en el Hotel Ciutat de Girona, Girona.

Brugat invade el hotel de fotografías de turistas fotografiando la obra de Gaudí acompañadas de fotografías de souvenirs de Gaudí.